miércoles, 3 de agosto de 2011

Terrorismo de musulmanes

Llamar a los que han puesto las bombas en Xinjiang "terroristas musulmanes" es tan absurdo como llamar a los miembros de ETA "terroristas católicos" o al noruego Breivik "terrorista luterano". Se trata, en el caso chino, de separatistas de religión musulmana y de origen uighur, según cuenta la BBC citando una incomprensible para mí fuente china on line, y que habrían sido entrenados en Pakistán (y, me temo, reciben dinero de Arabia Saudita y son recibidos por los Estados Unidos como una fuente más de debilitamiento de las pretensiones chinas de mandar en el mundo).
La motivación, una vez más, no es religiosa: es política. Y tiene algo más de racionalidad que la del noruego Breivik. Aquí sí se ven con claridad los medios y los fines, aunque no necesariamente haya una relación definitivamente clara entre unos y otros. Pero también en Xinjiang se ve con claridad cómo las frustraciones de algunas personas pueden ser manipuladas por intereses que nada tienen que ver con las demandas frustradas de dichas personas. Y esos intereses pueden ser incluso los de los que acusan, como puede ser el caso, tampoco único.
Un contraste: el resumen de operaciones militares (¿terroristas?) en las que anda metido el gobierno de los Estados Unidos, con coste ascendente a pesar del teatro de la deuda de estos días pasados. Se publica en el TomDispatch y lo reproduzco tal cual (subrayando en rojo los elementos geográficos) precisamente por los enlaces que incluye:
In Libya, the American/NATO war effort, once imagined as a brief spasm of shock-‘n’-awe firepower that would oust autocrat Muammar Gaddafi in a nanosecond, is now in its fifth month with neither an end nor a serious reassessment in sight, and no mention of costs there either.  In Yemen and Somalia, the drones, CIA and military, are being sent in, and special operations forces built up, while in the region new base is being constructed and older ones expanded in the never-ending war against al-Qaeda, its affiliates, wannabes, and any other nasties around. (At the same time, the Obama administration is leaking information that the original al-Qaeda teeters at the edge of defeat, even as it intensifies the CIA’s drone war in the Pakistani tribal borderlands.)  And further expansion of the war on terror -- watch out, al-Qaeda in North Africa! -- seems to be a given.
Vale la pena leer el texto entero y su final: si ha habido una discusión sobre el "techo de la deuda", ¿por qué no discutir sobre un "techo de las operaciones bélicas"? Porque también ahí habría que discutir la racionalidad de los medios respecto a los fines: medios bélicos evidentes y costosos, fines políticos algo más difusos (con la posibilidad de que se trate de fines económicos o, mejor, geoeconómicos) y relación problemática entre unos y otros. Y, una vez más, hay motivos para pensar que la magnificación de Al Qaeda (musulmanes, por supuesto) forma parte de la justificación de lo aparente (de ahí que se intente achacar a Al Qaeda todo lo que se mueve), pero no de las razones de lo que realmente sucede.

No hay comentarios:

Publicar un comentario