jueves, 1 de junio de 2017

Corbyn, Sanders y más

Soy de los que pensó que el laborismo inglés iba a estar en la misma onda que, digamos, el socialismo francés y algún otro. Pero parece que me equivoqué. Corbyn podría ganar a May. Una sorpresa, sí, pero que habrá que explicar. Y parece que la explicación no es tan sencilla como era la que se daba para la eventualidad de la derrota laborista (aunque todavía queda camino hasta el 8 de junio). Los "sospechosos habituales" (como los llama, en erudita cita a "Casablanca", el artículo que cito) dijeron que su Manifesto era demasiado izquierdista... y esa ha podido ser la razón por la que ha tenido un apoyo creciente, junto al descrédito de May que un día dijo no al Brexit y al día siguiente fue defensora a ultranza del Brexit. "Duro" si hacía falta. Pero dejando a los jóvenes y a los obreros fuera de juego. No tanto para ganar, como dicen unos, pero sí para reducir las expectativas de los tory.
La comparación con Sanders viene detrás. A diferencia de otros candidatos que pierden el nombramiento en las primarias y se desvanecen, Sanders ha seguido concitando entusiasmos en particular cuando ha hablado de "enfrentarse a la oligarquía" en plan que el izquierdista Corbyn entiende perfectamente en una sociedad de clases y sabiendo qué clases componen la mayoría. Claro que Sanders fue derrotado por el aparato de su partido, bien cercano a la oligarquía por cierto, aunque no tanto como el Partido Republicano. Corbyn ha sobrevivido a los intentos de su propio partido para dejarlo a un lado. Las bases (y los jóvenes) y los "aparatos del partido" son los que han tenido algo que ver en ambos casos.
Amante de los paralelismos, no estaría de más plantearse algunas cuestiones sobre la reciente victoria de Sánchez dentro del Partido Socialista en España. Si va a ser Corbyn está por ver. Que los "apparatchiks" y viejas glorias de su partido intentaron que fuera el Sanders perdedor y no lo consiguieron, sí parece claro. Es obvio que preferían a una Clinton. Ahora falta ver qué le pasa con las urnas que, a lo que parece, tardarán en ponerse, a no ser que el caso catalán se enquiste todavía más. Por  seguir con los paralelismos, Escocia y California, bien diferentes entre sí como lo son de Cataluña. Los escolásticos decían "comparatio non tenet in omnibus", las comparaciones solo son en algunos elementos, no en la totalidad de lo que se compara. Por ejemplo, el modo con que ha aparecido el tema de Manchester y la "guerra contra el terrorismo" en algunos discursos de Corbyn es propio, casi por definición, solo del Reino Unido. Pero da que pensar sobre los otros dos casos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario