domingo, 11 de junio de 2017

Hay cosas peores

En uno de los whatsapp que comparto con un grupete de viejos amigos hubo ayer una extraña discusión.
La cosa comenzó con esa funesta manía de enviar trozos de vídeo o youtube que hacen que el resto de participantes expresen su reacción. El vídeo en cuestión (no tengo la dirección, no puedo re-enviarlo) era alemán con subtítulos españoles. La profesora de una escuela se asustaba de las reacciones anti-cristianas de sus alumnos, preguntaba y se encontraba con que era algo que sucedía en muchas otras escuelas. A esto se añadía la opinión de algunos jóvenes estudiantes sobe la ablación del clítoris, sobre la defensa del honor de una hermana y contra los matrimonios mixtos. Obvio: musulmanes. Horror. Aplíqueseles la ley. No nos quedemos en palabras.
El vídeo podía usarse para reforzar prejuicios: se trataría de TODOS los musulmanes en TODAS las escuelas, cosa por lo menos dudosa. Y se mezclaban delitos contra la integridad física con reacciones infantiles ante determinados símbolos. Pensé que algunas de las cosas que aparecían en el video podían encontrarse entre cristianos españoles, que los delitos había que perseguirlos y que las costumbres había que respetarlas... pero no todas, se me dijo. 
Rechazo algunas de las cosas que allí se decían, añadiendo que la ablación no es propia de musulmanes. Se da en otras culturas y no se da en todas las sociedades de mayoría musulmana.
Efectivamente, algo hay que hacer. Primero, entender el problema y la prensa de hoy me proporciona elementos para ello al tiempo que me da asuntos que me parecen mucho más graves. Ahí van.
Primero, la larga lista de atrocidades cometidas por "Occidente" contra países de mayoría musulmana. Para ello, se ha modificado el derecho internacional para que se pudiera hacer "según la ley" y todo hace pensar que las atrocidades van a aumentar. Creo que hay diferencias entre escupir a la cruz (como se dijo en su momento que hacían los templarios en sus ritos satánicos y por eso fueron muchos quemados vivos) y producir "efectos colaterales" sin justificación. O 50 años de ocupación en Palestina.
Segundo, la curiosa manera de aplicar la ley que, de vez en cuando, se observa en países serios como España.
Tercero, sin llegar a la ablación, expresiones del sexismo violento tanto menor (en términos comparativos) como en el feminicidio (llamado violencia de género o machista) que se "solucionan" con más leyes, pero sin más prevención y capacidad de intervención.
Me he referido varias veces al asunto de la islamofobia y he procurado aportar los datos disponibles en ese campo. La solución, a ese y a los problemas que acabo de enumerar, pasa por entender qué está sucediendo y qué es lo que lo provoca. En el caso europeo, no vendrá mal recordar que islamofobia produce reacciones entre los musulmanes "de segunda generación" (como los muchachos del vídeo, todos con pasaporte alemán) que llevan algunos a incluir entre sus delitos el de terrorismo que legitima la islamofobia en un círculo vicioso del que se aprovechan los partidos de extrema derecha. El caso USA es particular: como ya he contado en otra ocasión (datos del FBI), hay más atentados de la extrema derecha que de los yihadistas. Sin embargo, las manifestaciones más frecuentes son contra los musulmanes, tal vez apoyadas por la extrema derecha. No se olvide que las agresiones islamófobas se han quintuplicado en Londres tras el último atentado.
Primero fueron a por los moros, pero después irán a por los judíos y después a por los que no tenemos suficiente pureza de sangre por tener apellidos de dudoso origen judío. Contra los que no irán es contra los que ensucian las calles, evaden impuestos millonarios, ponen en marcha grupos criminales para practicar la corrupción desde instituciones públicas desde las universidades hasta el gobierno central, roban desde (no a) los Bancos, montan teatrillos políticos, incluso masivos, en su deseo de ocupar el poder (esperemos que por el bien común, pero eso no es objeto de control de calidad), invaden países por motivos ocultos y expresando razones poco creíbles, hacen la ciencia que conviene a los que hacen dinero y demás asuntos intrascendentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario