lunes, 12 de junio de 2017

La OTAN bien vale un nombre

Desde la desmembración de la antigua Yugoslavia, Grecia ha puesto dificultades para aceptar el nombre de Macedonia para "ese" país. Cuestiones nacionalistas, patria de Alejandro Magno, cuna del nacionalismo griego y esas cosas sagradas.  Los detalles pueden verse aquí, en página del ministerio griego de asuntos exteriores. 
No hay por qué emperrarse en un nombre. De hecho, "ese" país aparece como FYROM en varios contextos y en esos letreros que se usan en las reuniones internacionales. Significa, en inglés, Antigua República Yugoslava De Macedonia. Pero como Grecia sigue en sus trece y "ese" país quiere entrar en la OTAN (NATO en inglés), están dispuestos a cambiarse el nombre. París bien vale una misa. Que se lo digan en las Españas a Felipe González.

No hay comentarios:

Publicar un comentario